Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Seguridad sin atajos, arquitectura ubicua y eficiencia operacional, los tres pilares de Check Point

  • Actualidad

CPX 2017

Ante el panorama de ciberamenazas que se plantea a las empresas, Check Point tiene claro que la prevención es la primera medida que debe tomar una empresa si no quiere verse comprometida. Y con esa intención diseña sus soluciones.

Uno de los ataques de ciberseguridad descubierto por Check Point se ejecuta de una forma tan simple como descargando scripts para disponer de subtítulos en las películas. El ataque fue descrito por uno de los expertos del equipo de investigación que la firma tiene en Israel y que viajó a España con motivo del Check Point Experience 2017, que tuvo lugar en Toledo y al que acudieron 300 clientes y partners de la compañía para conocer sus últimas propuestas.

El panorama de ciberamenazas no es nada halagüeño, sobre todo si tenemos en cuenta que muchos de estos ataques se aprovechan del desconocimiento del usuario y de su confianza. También de los fallos en los procesos, como la falta de actualización del software o los sistemas empresariales a las últimas versiones disponibles, y porque el perímetro se ha ampliado tanto que los frentes a proteger ahora nos llegan hasta la nube. Por eso, la mejor medida para evitar un ciberataque es prevenir.

“Si la tecnología no está implementada como prevención no se va a poder parar ningún ataque. Todos los puntos de ataque deben tener una protección”, aseveró Eusebio Nieva, director técnico de Check Point España y Portugal, durante su intervención, en la que describió los tres pilares de Check Point: una seguridad sin atajos, una arquitectura ubicua y una eficiencia operacional.

“Estamos muy concentrados en proporcionar soluciones, pero también miramos cómo está evolucionando la seguridad diaria”, añadió Nieva apuntando que el objetivo de la compañía es “asegurarnos de que nuestros clientes no son vulnerables”. En ese sentido, Check Point considera los sistemas de prevención de intrusiones como una pieza fundamental, “porque permiten actuar lo antes posible”. También destacó el valor del equipo de investigación de la firma, que ha sabido responder ante exploits en un tiempo menor que el de otros proveedores, “si bien no estamos orgullosos cuando tardamos dos días en descubrirlo, aunque la competencia lo haga en una media de seis días”.

Check Point Experience sirvió a la compañía para dar a la audiencia detalles de las novedades introducidas, como la nueva consola R80.10, o la incorporación de detección de campañas masivas de ransomware en la plataforma Infinity: “aplicamos machine learning, detección de campañas de scripting y firmas dinámicas”, explicó el director técnico de Check Point. También destacó una nueva solución de protección para móviles – “que muchos quieren tener para su protección personal”, y la oferta en la nube y la automatización.

Respecto a la eficiencia operacional, Nieva aseguró “que somos la tecnología de referencia en gestión de una arquitectura completa. Porque tenemos una política de acceso unificada, nuevas tecnologías y formas de gestión”. “Check Point va hacia la seguridad total -continuó-. Si tomas atajos, vas a tener problemas de seguridad. Si estas atento solo a una cosa, vas a tener un problema de seguridad. Intentamos cubrir todos los posibles problemas desde el pre-compromiso o los problemas de un pre-ataque, durante y después del ataque”.

Compromiso con el talento en materia de ciberseguridad

Check Point Experience, antes conocido como Check Point University, también sirvió al proveedor de seguridad para exponer sus logros a nivel local. Así, Mario García, director general de la firma, hizo subir al escenario a todo el equipo de la filial, mostrándose orgulloso de los objetivos alcanzados. El directivo aseguró que “ha sido un buen año. A principios de 2017, contratamos a cuatro personas: en compañías como la mía, la facturación se estructura en función de las personas contratadas, y la facturación crece linealmente. Lo hemos conseguido. A mitad de año vimos que falta gente cualificada capaz de dar estos servicios, de implantar estas soluciones. Así que hemos contratado a cuatro juniors que están pasando en Israel diez semanas para formarse y el año que viene tendremos cuatro ingenieros más para trabajar con nosotros. Hacemos una apuesta por la creación de talento. Cogemos a gente de la universidad, con 1 o 2 años de experiencia, ante la falta de profesionales formados. Las cosas van relativamente bien, y nos permiten hacer este tipo de inversiones”.

Y si las cosas van bien para Check Point es porque las empresas cada vez están más concienciadas de la necesidad de seguridad, aunque todavía haya camino por recorrer. “Las empresas han entendido que se tienen que defender frente a los nuevos ataques que están llegando. El ransomware es muy serio, y hay que tener tecnologías que lo paren y que eviten el impacto en la empresa”, señaló el responsable de la compañía en el mercado español. Aún falta, tal y como añadió García, “concienciación en materia de seguridad en el móvil. Estamos haciendo una labor en ese sentido y poco a poco algo se va avanzando”.